Thor Ragnarok

Aproximarnos a ver Thor Ragnarok es como regresar al comic del cine. Tal vez se esté diluyendo la esencia de un cine de género y lo que nos toque ver ahora sean mezclas de distintos géneros, este es un caso extremo: al intentar ser un cine de acción mezclado con comedia. Un híbrido de ciencia ficción combinado con humor negro.
No podemos definir qué sucedió en Thor Ragnarok por que no encontramos un género que se le acerque. No es una película de los vengadores por que sólo habla de un par de ellos: Thor y Hulk, pero tampoco es la historia de Thor ni de su pueblo, por que nos presenta solo el mismo tema: Thor tiene una familia disfuncional. Un padre ausente, una madre que no existe y por ello, dos hermanos problemáticos: Loky y Hela, y solamente uno bueno: Thor.
Me gustaría poder decir que los efectos especiales fueron tan buenos como la primera, o que la breve inclusión de Dr. Strange en la cinta fue algo que vincula a diferentes películas de superhéroes entre sí para darles mayor valor. Pero no es así, realmente Thor me decepcionó.

¿Qué se puede salvar de la cinta? En cuanto a la actuación creo que Cate Blanchett está mucho mejor de villana que Chris Hemsworth, quien había sido la revelación de Vengadores, hace unos años. El buen Mark Ruffalo, quien encarna la parte humana de Hulk lo hace bastante bien, pero como siempre se encuentra perdido y amnésico después de despertar del muñeco digital que no es él, resulta una actuación de relleno, muy lejos de lo que sabe hacer Ruffalo. Idris Elba hace un espléndido papel como siempre, así como la joven actriz Tessa Thompson y el buen Loki interpretado por Tom Hiddleston.
Las apariciones de Jeff Goldblum son realmente desafortunadas y el breve espacio que ocupa Anthony Hopkins desmerece su potencial actoral en una cinta de esta magnitud.

Sin duda hay buenas secuencias en la cinta y una que otra broma involuntaria u oscura que nos puede sacar una sonrisa, pero en ciertos momento la película se siente lenta y hasta aburrida. Incluso predecible en muchos aspectos del guión y de las actuaciones que no terminan de embonar entre sí. Me parece que se trata de una aventura de su director Taika Waititi que es la primera vez que emprende algo de estas dimensiones.

Lamento que esta nueva entrega de la casa Disney no tenga la calidad esperada, ni tampoco sea tan redituable como otras. Creo que cada género debe conservar sus propias características y si se trata de crear algo nuevo y original, habrá que ser muy cauto e innovador para lograrlo, pero definitivamente Thor Ragnarok no es eso, sino una película más de cine comercial palomero.

La montaña entre nosotros

Entre al cine en busca de una película de aventuras y me encontré con la Montaña entre nosotros, titulada en español como “Mas allá de la montaña” El otro atractivo era por ver la actuación de Idris Elba, quien había llamado mi atención con la cinta de la Torre Oscura y que lo había notado también en Thor y en otras películas del género, pero que me atrapo con su desempeño en Atentado en Paris (2016).

Finalmente me encontré con un cinta romántica, pero que estaba bien construida alrededor de un drama humano, cuando dos perfectos desconocidos se encuentran varados en las heladas montañas de Estados Unidos. Sin lugar a dudas, su director Hay Abu-Assad, nos entrega una cinta llena de peligros y secuencias bien construidas que permite ver cómo los actores protagonistas – Idris Elba y Kate Winslet – se van conociendo y van complementando sus vidas con lo que sucede a su alrededor.

El desempeño actoral es lo mejor de la película. Podemos ver el gran carisma de Idris Elba y su experiencia frente a la pantalla grande, así como una insospechada actuación de Winslet, que parece le ha servido todas sus películas anteriores para que llegara a este gran momento de actuación.
Con una gran fotografía con bellos escenarios naturales, la película nos presenta un duelo actoral entre Elba y Winslet, que nos va atrapando poco a poco, al mismo tiempo queremos saber cómo pueden escapar del terrible problema en el que se encuentran y sobrevivir a las bajas temperaturas, al paso de los días y al rudo invierno.
La película está basada en la novela de Charles Martin con el mismo nombre y nos lleva a pensar en cómo los seres humanos podemos cambiar producto de las circunstancias de la vida. En este sentido, se observa un guión bien construido que nos ofrece mucho más que un simple desenlace, cuando ya pensamos que se acabo la cinta, su director, Abu-Asad, nos deleita con un final romántico y un giro de tuerca que cierra acertadamente su película. ¿Qué más podemos esperar…?

Geotormenta

Una película reciente de este género de cine de desastres naturales ha llegado a la pantalla grande. A mi agrada mucho este tipo de cintas por que nos ofrecen grandes efectos especiales sobre la naturaleza, maremotos, tornados y demás cosas. Esta película no es la excepción, sin duda es de los elementos más poderosos que tiene.
En particular Geotormenta tiene un guión interesante por que combina una perspectiva futurista con la cuestión ecológica. En cierto sentido, la idea de controlar el clima es una utopía, ya que existen un sinnúmero de factores y elementos que generan estos cambios, el pretender que sea a través de la tecnología satelital se puedan alterar las condiciones climáticas es por demás fantasioso; sin embargo, la premisa de la cinta gira entorno a esta idea.

Por otro lado, el director de Geotormenta, Dean Devlin ha participado en un conjunto de películas que lo han llevado a realizar esta dirección, por ejemplo, la aclamada Día de la Independencia (1994) y Día de la Independencia (2016) participó como guionista, lo cual le ha dado las bases para impulsar esta idea combinada entre ecología y tecnología para llevarnos a este mundo donde la política juega un rol fundamental para controlar el clima.

La cinta tiene un gran elenco, comenzando por el actor de acción Gerard Butler – recuérdese en 300 – así como el veterano Ed Harris y Andy Garcia este último con un papel de presidente bastante decoroso. La actriz Abbie Cornish que brilla como la dama ruda de la cinta y que comparte brevemente con la protagonista de la serie Vikingos Katheryn Winnick. Y una gran actuación de Jim Sturgess que interpreta el papel de Max.

Aquí debo destacar la presencia del mexicano Eugenio Derbez, quien tiene un pequeño, pero importante papel, dentro de la película. Ya habíamos visto a este actor en otras cintas norteamericanas, sin embargo, su incursión en esta película de ciencia ficción hace que destaque sobremanera.
Si bien la cinta es bastante predecible, podemos ver un gran despliegue de efectos especiales bien diseñados e integrados con un guión de suspenso y acción que combinado con un buen audio, hacen de la película bastante disfrutable, palomera, pero que sirve para pasar el rato.

No obstante, lo que nos deja Geotormenta es un gran mensaje ecológico, tanto del daño que estamos haciendo al planeta como la forma en que juntos, todas la naciones del mundo, podríamos hacer un bien por cuidar la salud y ecología de nuestro mundo. En ese sentido, creo que Devlin cumple su cometido, de presentar una reflexión que nos obliga a sentarnos y pensar de que manera usemos todos nuestros talentos para revertir el daño tan grave que le hacemos a la Tierra.

Blade Runner 2049: segunda Parte

En el año de 1982 llegar a ver la película de Blade Runner era un asunto para adultos. Solo pude verla varios años después y realmente me encantó esta cinta. No sólo por que era algo diferente en el género de la ciencia ficción dominado ampliamente por Star Wars y Star Trek, sino por que además tenía a Han Solo (Harrison Ford) como protagonista principal.
Por eso esperaba esta nueva película Blade Runner 2049, dirigida por el Denis Villeneuve, quien también me había intrigado por su cinta de ciencia ficción: la Llegada (2016). Este director y la película anterior eran los antecedentes perfectos para visitar la sala y ver una película de más de dos horas.
En realidad Villeneuve consigue muchas cosas con la nueva Blade Runner 2049. En primer lugar, logra recrear la atmósfera de la cinta original, ese negro futuro, la oscuridad, la lluvia permanente de la primera parte se logran ampliamente. En segundo término hay una fotografía maravillosa sumada con efectos especiales – tridimensionales u holograficos – que asombran al espectador y le dan gran realce a la cinta. Creo que otro logro es el sonido, no la banda sonora, sino todos los sonidos que acompañan esta película futurista, que logran una inmersión completa del espectador.

Lo que no logró el director es crear una película diferente de la primera. Debo decir que si no recuerdan Blade Runner (1982) o no la vieron, no vayan a ver esta nueva entrega, tiene mucho que ver, es como una segunda parte, por lo tanto, no se disfrutará igual – y tal vez ni se entienda – que está ocurriendo en la pantalla sino es mediante la primera cinta. El construir un episodio diferente, creo que no lo alcanza.

Me parece que tampoco logra la construcción del personaje principal, llamado K, interpretado por Ryan Gosling, que si bien hace un extraordinario papel, no terminamos de entender de qué se trata su personaje. Lo que sí estaba bien representado con el policía del futuro que cazaba replicantes o robots rebeldes, en la cinta de 1982. Ahí la diferencia era clara, contundente y Harrison Ford la dominaba con maestría.

En este caso el reparto actoral se lo llevan ampliamente dos personajes secundarios, la cubana Ana de Armas, que hace un papel espléndido y por supuesto, Harrison Ford, que si bien tiene un papel pequeño y con unos cuantos minutos basta para redondear la idea y recordar su papel de policía humano en la pasada cinta.

Blade Runner 2049 es una película poética, me atrevo a decir que busca rendirle un homenaje a su antecesora. No es, ni por mucho una segunda mejor parte, ni tampoco una película que pase a la historia y se convierta en una cinta de culto de ciencia ficción que marcó la carrera de Ridley Scott y lo convirtió en uno de los grandes directores de la nueva generación del cine norteamericano de los años ochenta.

Si le gusta la ciencia ficción, si se enamoró de Blade Runner – yo la he visto unas tres veces al menos – y quiere recordar esos años, esta cinta le puede convencer y asistir a la sala. Pero si nunca vio la primera película no vale la pena el intento, al cabo de noventa minutos tal vez se aburra o sienta que esta perdiendo el tiempo. Eso si, es una película que no tiene nada de 3D y que puede verse en una sala tradicional sin problema, lo importante no son los efectos especiales, ni tampoco hay grandes despliegues tecnológicos, sino la trama y su vinculación con todo ese pasado y la fama que creo el nombre de esta película.

Eso


La novela de Stephen King que se ha convertido en un ícono del terror y de sus libros, tiene una nueva entrega con este remake de la larga película de más de tres horas de los 90s marco una generación. En esta entrega no había expectativas, realmente no soy un experto en el género de terror, pero si me gusta bastante el suspenso.
Acabo de ver también otra adaptación de King – La torre Oscura – que también ha tenido una reseña aquí; sin duda me parece una mejor película “Eso” que la otra cinta, pero pasemos un poco a su análisis para que usted decida si debe verla o no.
En primer lugar, me gusta mucho que sea una cinta parecida a las aventuras infantiles, otras películas similares como los Goonies (1985) o la más reciente de Super 8 (2011), donde son los adolescentes los que le dan vida a toda la historia. “Eso” no es la excepción, hay notables actuaciones de jóvenes muchachos de 15 a 17 años que se llevan la película.
Por otro lado, es una buena adaptación de la novela en un tiempo bastante reducido, ya que la otra cinta es demasiado larga. En este caso el mérito lo tiene su director, el argentino Andres Muschietti, quien en su segunda película hace un gran trabajo, no sólo de adaptación, sino de dirección de actores y de efectos especiales.
Desconozco por que los estudios confiarían un proyecto tan importante y con tanto presupuesto en este joven director, pero no los defraudó. Si bien “Eso” tal vez no se lleve el Oscar, sus ganancias y su impacto si le redituaron tanto al escritor como a los estudios.
Si me preguntan: ¿te asustó la cinta? La respuesta es un rotundo no. Incluso me reí. Ha habido otras cintas que han generado cierto terror psicológico – por ejemplo La bruja (2015) – que tengo grabado el estribillo de las canciones sobre la cabra. Creo que el terror lo forma aquello que no vemos pero suponemos… y lograrlo en una película es bastante difícil, sólo algunos directores pueden presumir de lograrlo.
En el caso de “Eso” todo el terror es “explícito” se ve, y en ocasiones se exagera. Hay demasiados clichés que hemos visto en otras cintas del género, desde las pesadillas, los fantasmas, los sueños, los padres malvados, la sangre que brota, hasta los jóvenes que son molestados en la escuela por todo el mundo: maestros y alumnos mayores.
Más que un terror psicólógico en “Eso” encontramos un gran despliegue de efectos especiales, tanto en el payaso como en las escenas que intentan crear tensión o miedo en el espectador. Son buenos efectos especiales, un gran uso de computadora, pero nada más.
En suma, me parece que si le gusta el género de terror “Eso” no lo defraudará, pero si tiene grandes expectativas sobre esta película por que ha creído en la historia que se construye a su alrededor, pues no encontrará un producto que valga mucho la pena, aunque disfrutará el que “todos flotan” una vez más.

Atómica decepción…

No puedo ocultar mi desencanto por la nueva cinta de Charlize Theron. Lo que prometía ser un blockbuster ha sido un desatino total, la verdad es una lástima por que su director David Leitch había llenado mis expectativas con sus dos cintas anteriores: Otro día para Matar 1 (2014) y el Legado de Bourne (2012), pensé que había superado ambas películas de acción y que Atomic Blonde (2017) sería un gran éxito combinando la acción de las dos anteriores… gran decepción.
En realidad no creo que se trate de un guión mal elaborado, por que la película se centra en una historieta de Marvel situada en la segunda guerra mundial donde ésta mujer espía recrea sus aventuras. Esta mezcla es la que se antoja interesante, sobre todo cuando es protagonizada por la ganadora del Oscar Charlize Theron quien nos sorprendió por su actuación en Monster (2003) y recientemente por Mad Max (2015) interpretando a Fury. Quizás lo que más valga la pena es ver su actuación, donde logra ubicar su papel tanto en las secuencias de acción y de combates cuerpo a cuerpo, las cuales son bastante realistas, como en su actuación fomentando la intriga de espías.
Su contraparte es James McAvoy, a quien recordamos en su extraordinario papel en Fragmentados (2016) y por supuesto en los X-Men (2016, 2014) quien la hace de un doble espía corrupto. Ambos actores hacen la película tanto en sus diálogos como en las secuencias de acción.
Sin embargo, la cinta se vuelve monótona, tanto que me dormí en varias partes de la misma; aunque el director intenta “ambientar” su película utilizando un soundtrack con melodías clásicas de la época, el resultado es totalmente opuesto, nos aleja, nos distrae y su soundtrack no deja de ser una buena play list pero que no contribuye nada para lograr el éxito de su producto. Lamento este triste resultado, pero la verdad es que salvo las actuaciones, no hay nada que aporte la cinta, pasará a la historia fílmica como un experimento fallido y será una de las actuaciones que Theron no querrá presumir en el futuro.

Espero y deseo que no halla segunda parte y que el director reconozca que las cintas de espías no se usan para mostrar sus afinidades lesbicas sino tratar de llevarnos al mundo de la guerra fría, las traiciones, los desencuentros y problemas. Lástima de esta atómica decepción.

La Torre Oscura Oscura Oscura

En esta adaptación de la novela del afamado escritor Stephen King, vemos una mezcla de sobrenatural, un guión fantástico, criaturas y demonios que podemos ver enlazados con el ya clásico tema de la oscuridad y La Luz, o del bien y del mal. Esta novela buscaba ser uno de los éxitos de King y convertirse en el centro de su legado, ya que hizo varios libros alrededor de la misma idea.

Esta entrega del director de Dinamarca Nikolaj Arcel, busca reunir en una sola película un gran conjunto de ideas de los libros. Seguramente por ello, es que vemos un guión un tanto revuelto, personajes poco delineados y claros, no se sabe de donde viene Walter Padick (Mathew McConaughey) ni tampoco hacia donde va la siguiente película, de lo que pareciera ser una continuación de la historia.

La película tiene buenos efectos especiales, pero extraordinarias actuaciones como la de Idris Elba, a quien vimos en StarTrek, Luther, Gigantes del Pacífico, una excelente Bestias sin Patria y por supuesto en varias entregas de Thor. Este actor británico nos brinda una magnifica actuación con todos sus ángulos: dramático, tierno, violento, simpático. Al lado de un joven Tom Taylor que también logra posicionarse al lado de dos gigantes: Mathew McConaughey e Idris Elba.

Mención aparte merece el ganador de Oscar, Mathew McConaughey, quien hace lucir en pantalla su talento, que lo convierte en un maldito villano de la cinta. Con sencillez, con delicadeza y buen tino, los comentarios y el sacarsmo característico de este actor le dan un lujo especial a la cinta.

A pesar de los actores, el problema del guión y algunas secuencias hacen que la película no alcance mis estándares. No es una buena película, sino más bien, regular. Creo que puede ser un buen ejercicio para el joven director Nikolaj Arcel, quien en el futuro seguramente mejorará su técnica y nos brindará alguna que otra sorpresa. Mientras tanto, Stephen King estará contento con las regalías que le deje la cinta y que, seguramente le alcanzara para publicar un libro o dos.

Baby: el aprendiz del Crimen

Si quieres ver algo diferente de películas de persecución y de robo de autos, esta es una gran opción. El aprendiz del crimen, me parece que tiene muchos componentes novedosos de una nueva forma de combinar el cine, el más importante de ellos, a mi juicio, es mezclar atinadamente la música con las secuencias de acción.

Creo ésta película tiene un gran acierto en cuanto al guión, si bien comienza con una situación muy tradicional del robo a bancos planeado y con un conductor experto, la cinta nos va llevando hacia la vida privada del principal actor.

El otro componente es su director, Edgar Wright, (El hombre hormiga, Tin Tin) cuyas cintas llevaban una gran cantidad de audio; sin embargo Edward Wright ha logrado en el aprendiz del crimen una combinación muy equilibrada y singular de la música, las secuencias de autos, con una buena actuación.

Destaca el actor principal, Ansel Elgort, (Bajo la misma estrella, Divergente, Convergente) es el mejor de la cinta, quien junto con Kevin Spacey, logran tener un equipo de robo y una relativa amistad; también es importante destacar la presencia de Jamie Foxx, en un papel secundario, pero importante.  Al mismo tiempo, Lily James, quien tiene el papel de la   protagonista femenina de la cinta demuestra una gran actuación, destacado en pantalla su ingenuidad y  lucidez frente al joven que ama.

Está reunión de actores permite una gran ritmo Y en pocos minutos logra uno entender la personalidad de cada uno de ellos. Mención aparte merece la música compuesta por Steven Bryce, quien ha logrado no sólo entretener sino crear una atmósfera de persecución, intriga, suspenso, utilizando la herramienta del sonido.

Me parece que Baby: aprendiz del crimen se puede convertir en una de las mejores películas del año, porque reúne la acción, la interpretación actoral, así como un buen guión y buena dirección. Definitivamente es una cinta que vale la pena mirar y escuchar en pantalla en este verano.

Dunkerque: el regreso del Cine

Hace tiempo que no veíamos películas de guerra en el cine… Afortunadamente el boom de este género ha pasado un poco por los cambios en el mundo y la “estabilidad” político social de la actualidad.
Dunkerque nos regresa a esa terrible fase de la historia donde la segunda guerra mundial era un lugar común. La última cinta que narra este hecho histórico se hizo en 1958, dirigida por Leslie Norman y protagonizada por John Mills y Richard Attenborough, en su momento como actor. Esta nueva recreación de Christopher Nolan, director de Interestelar (2014), El origen (2010) y un par de Batman (2012 y 2008) nos regala una extraordinaria inmersión a este género.
No sólo nos devuelve el amor al cine, a ver en la pantalla grande estos acontecimientos, sino revivir la emoción y la angustia de los personajes que están atrapados en la playa atrapados entre los nazis y el mar sin poder salir y dirigirse a Inglaterra. Nolan recoge estos momentos de heroísmo en todos sus personajes, destacando Tom Hardy, Harry Styles y Cillian Murphy que de manera equilibrada se llevan varias partes de la película narrando su propia historia que se combina magistralmente entre lo que ocurre en el cielo, el mar y la playa.
Extraordinarias tomas áreas y un guión casi perfecto, nos devuelven el sentido de la actuación y de una filmación bien realizada que no necesita ni muchos efectos especiales, ni tampoco se podría ver con toda claridad en la pantalla plana de un televisor o a través de un servicio de streaming como Netflix. Nolan, le da una cachetada al cine televisivo que quiere robarse las salas de cine y transformar la experiencia IMAX en una mínima experiencia de cuarto de televisión.
Mención aparte merece la música de Hans Zimmer, que con su sentido experto de recrear las batallas, devolverle el sonido al mar y recrear la sensación de angustia de los personajes nos regresa de nueva cuenta a un cine de autor como Nolan y donde los sonidos – el motor Mercedes Benz del avión de combate – son imprescindibles para recrear sensaciones y experiencias.
Creo que Dunkerque merece estar en el premio Oscar del 2018, creo que merece ser vista en pantalla grande, creo que merece un reconocimiento a Nolan por luchar por mantener el cine de autor, de actores, de música y de buenas historias. Ya era hora de regresar a ello.

El Hombre Araña regresa a casa: versión Millenials

En el universo de Marvel el hombre araña llega tarde. Después de Iron Man, capitán America y Hulk, no se ha hecho mérito al héroe de las telarañas y de Nueva York. Después de sufrir varias transformaciones a lo largo de sus anteriores cintas, ahora nos enfrentamos al cuarto Spiderman.
Para mi gusto el mejor fue Andrew Gardfield (de la serie Flash) que lo interpretó en el 2014 junto con Emma Stone, en el sorprendente Hombre Araña. Ni Tobey Macguire lo había hecho mejor en el 2012.
En fin, la entrega más reciente es Spider-Man: De regreso a Casa. El titulo no parece ser de lo más atractivo posible, pero intenta vincularnos a lo que había pasado en la cinta previa de los Vengadores: Guerra Civil, donde aparece por vez primera Tom Holland como el joven hombre araña. La cinta arranca justo desde ahí.
Quisiera decirle que la película promete, pero la verdad es la contraria, decepciona. Sobre todo si se compara con las anteriores versiones. El hombre araña que nos  presentan es el adolescente hombre araña, inmaduro, irresponsable y en “entrenamiento” para ser un vengador. No entiendo por que la cinta es clasificación B, por que bien podría ser A y hasta AA si quitan algunas malas palabras. Pero no ocurre nada extraordinario, salvo algunas secuencias interesantes de acción, la película se centra en los berrinches y mentiras del adolescente y de lo que tiene que soportar Tony Stark.

No daría un peso por la actuación de Tom Holland – el hombre araña – por que comparado con Michael Keaton y Robert Downey Jr, no tiene nada que hacer. Realmente quien se lleva la película es Keaton, a quien el papel de villano siempre le favorece y los años de experiencia acumulada lo hacen distinguirse en la pantalla grande.

No habría nada más que agregar. No vale la pena el guión salvo un pequeño giro inesperado por ahí, tampoco destaca la música, ni las bromas que hace, mucho menos los rescates gigantescos que hace el héroe en situaciones extremas.
Estoy seguro que la cinta se hizo para los millenials y que volvieran a identificarse con este mítico héroe de las paredes y las telarañas. Aunque a mi parecer es la peor cinta de la serie, ahora sí, a comparación de la mujer maravilla, les gano DC Comics. Lástima por Marvel!!!.